¿Padecés de colon inflamado? Te ayudamos a controlar esta molestia desde la comodidad de tu casa

 

El colon inflamado es un trastorno crónico que se caracteriza por un dolor abdominal recurrente y el cambio del hábito intestinal. Te contamos sobre algunos medios con los que podés manejarlo.

El trastorno de colon inflamado o Síndrome del Intestino Irritable (SII) es más común de lo que imaginamos: afecta entre el 10% y el 15% de la población general, con especial prevalencia en mujeres y se ha vuelto más frecuente en personas menores de 50 años y en niños.

Este síndrome, que es un trastorno crónico del tubo digestivo, se caracteriza por síntomas como
dolor abdominal recurrente asociado con la defecación o cambio del hábito intestinal (diarrea,
estreñimiento o alternancia de ambos); consistencias en las deposiciones (sueltas, con grumos o
duras); mucosidad en las heces e inflamación.

Las personas que lo padecen también pueden presentar molestias por acumulación de gases y
contracciones y pueden manifestar otros síntomas como náuseas, dolor de cabeza, fatiga,
depresión, ansiedad, dolores musculares y dificultad para concentrarse.

Si creés que padecés de SII es importante que te informés sobre este trastorno al que
popularmente llamamos colon inflamado o colitis.

 

¿Cuáles son las causas del colon inflamado?

Se desconocen las causas exactas que provocan el SII; sin embargo, se ha determinado que es un trastorno multifactorial. Estos son algunos de los factores que pueden correlacionarse con este padecimiento:

  • Psicológicos. Ansiedad, depresión, tristeza, estres y vulnerabilidad afectiva.
  •  Fisiopatológicos. Alteraciones de la microflora intestinal, es decir, cambios en los
    microbios o microrganismos que habitan en nuestro intestino. Alteraciones en la motilidad gastrointestinal, lo que traduce en la acción fisiológica del aparato digestivo encargado de desplazar el contenido de la boca hacia el ano. Factores como la comunicación entre el cerebro y el intestino o el aumento de la sensibilidad de los órganos internos, conocido como hiperalgesia visceral.
  • Trastornos del sueño. Insomnio, es decir, falta anormal de sueño o dificultad para
    concebirlo. Asimismo, hipersomnia, sueño excesivamente prolongado y profundo; narcolepsia, deseo irresistible de dormir; apnea del sueño, o parasomnia, episodios breves o parciales de despertarse mientras se duerme. Adicional, están los terrores nocturnos, las pesadillas y el sonambulismo.
  •  Alimentación. Personas alérgicas o intolerantes a ciertos alimentos y bebidas; por
    ejemplo: trigo, frutas cítricas, frijoles, repollo, coliflor, garbanzos, productos lácteos y gaseosas.
  •  Estrés. La mayoría de los pacientes que presentan síntomas del SII empeoran en períodos de mayor estrés.
  • Hormonas. Por la propensión que el trastorno presenta en mujeres, se maneja la teoría de que los cambios hormonales influyen en el cuadro de SII. En mujeres se ha detectado que los signos y síntomas empeoran durante los períodos menstruales o cerca de estos.

¿Cómo se trata el Síndrome de Intestino Irritable?

El tratamiento del colon irritable depende del caso de cada persona, del síntoma predominante que presente y de la gravedad del trastorno. Algunos de estos tratamientos suelen abarcar las siguientes áreas:

  •  Dieta. En el caso de las personas con SII la dieta debe ser personalizada, pero entre las
    pautas generalizadas se puede mencionar lo siguiente:
    – Moderar el consumo de fibra insoluble presente en alimentos integrales, para no
    contribuir al desequilibrio en el tránsito intestinal.
    – Aumentar el consumo de fibra soluble, presente en alimentos como el dulce de membrillo
    o la manzana.
    – Evitar frutas cítricas y espinacas, pues tienen un efecto laxante producido por las sales
    biliares en el colon.
    – Disminuir el consumo de fructuosa, es decir, de azúcar.
    – Evitar alimentos con propensión a la intolerancia como los cítricos, la cebolla, el chocolate, los huevos, el gluten y la cafeína.
  •  Fármacos o sustancias. Según el caso, los profesionales en salud pueden indicar la
    administración de:
    – Laxantes. Cuando se presenta estreñimiento.
    Anticolinérgicos. Cuando es necesario aliviar el dolor abdominal, pues inhiben los
    espasmos de los músculos intestinales.
    Antidiarreicos. Cuando hay cuadros de diarrea.
    Antidepresivos. Cuando se requiere aliviar los síntomas de dolor abdominal, diarrea e
    hinchazón y combatir los problemas de sueño, depresión o ansiedad.
    Probióticos. Cuando se quiere aliviar la hinchazón. Los probióticos son bacterias que ya existen en nuestro organismo.
  • Medidas complementarias. Algunos médicos indican complementar el tratamiento con sesiones de psicoterapia e hipnoterapia (hipnosis) para trabajar en la atención de problemas psicológicos, trastornos de sueño y manejo del estrés, entre otros factores desencadenantes del SII.

Recordá que todo tratamiento debe ser dado por un profesional en salud y que
autodiagnosticarse o automedicarse no es recomendable.

 

La dieta FODMAP y el colon inflamado

En cuanto a la alimentación y el colon inflamado, vale la pena mencionar la dieta FODMAP; una herramienta terapéutica desarrollada por investigadores de la Universidad de Monash, en
Australia. FODMAP es el acrónimo de las palabras en inglés oligosacáridos, disacáridos y
monosacáridos fermentables y polioles. Todos ellos hidratos de carbono de cadena corta.

En términos sencillos, la dieta FODMAP es baja o sin fructuosa, lactosa fructanos, galactenos y
polioles. La idea de ella es eliminar de nuestra dieta diaria los siguientes alimentos:

  • En frutas. Manzana y pera.
  • En verduras. Cebolla, espárrago y ajo.
  • En legumbres. Guisante, soya y lentejas.
  • En cereales. Trigo y sus derivados, centeno y cebada
  • En lácteos. Leche, quesos, helados y yogur.
  • En edulcorantes artificiales. Productos que contienen sorbitol (E420), manitol (E421), isomalt
    (E953), maltitol (E965) y xilitol (E967), entre otros.
  • Frutos secos

En general, esta dieta ha dado resultados positivos en personas con colon inflamado; sin embargo, recordá que si vas a poner en práctica un cambio de dieta es indispensable la supervisión de tu médico y de un profesional en nutrición. Si sos una persona vegetariana consultá con un profesional sobre la sustitución de las fuentes de proteína que necesitarás.

9 consejos que te ayudarán si tenés el colon inflamado

1. Evitá el consumo de alimentos “coliquientos” como repollo, brócoli, frijoles, garbanzos y
coliflor
2. Disminuí el consumo de carnes rojas, embutidos y grasas de origen animal
3. Ingerí productos ricos en calcio

4. Evitá el sobrepeso
5. Si bebés, disminuí el consumo de bebidas alcohólicas
6. Si fumás, dejá de fumar
7. Aprendé a controlar el estrés o no te expongás a situaciones estresantes
8. Hacé ejercicio. La actividad física con regularidad ayuda a mantener un funcionamiento
normal del tubo digestivo, especialmente en personas propensas al estreñimiento.
9. Consumí suficiente agua al día. Beber dos litros de agua al día combate la deshidratación y
el estreñimiento.

 

Si necesitás un médico en casa:

Si padecés de colón inflamado tenés que saber que hay una alternativa a la mano para vos, encaso de necesitar asistencia médica en casa. Nuestra plataforma digital de servicio ASEMBIS+DOKTUZ es una red de médicos generales de confianza que te podrán atender donde lo necesités: en la oficina, la casa u otro sitio donde se tengan condiciones óptimas para una consulta médica. Los doctores llegarán en un lapso de 30 a 45 minutos, dependiendo de la zona donde los solicités. Para ser parte de ASEMBIS+DOKTUZ basta con darle clic o hacer una llamada a Clínicas Asembis para ser atendido.

No pongás en riesgo tu salud ni la de tu familia, ASEMBIS+DOKTUZ está a tu disposición para
atenderte y controlar este tipo de enfermedades desde la comodidad de tu hogar u oficina. Para
más información sobre este servicio podés descargar la aplicación aquí o visitar nuestro sitio web www.asembis.org/doktuz/

 

Fuentes para la elaboración del artículo

Aguilar, Ana Yancy. Conozca cuáles alimentos debe consumir para evitar el colon irritable. Artículo publicado en diario online AMPrensa. 21 de junio 2017. Araya Zamora, Héctor Enrique Dr.. Síndrome del Intestino Irritable en atención primaria. Revista Buena Salud; medicina, vida y salud, revista informativa oficial del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica. Año IV, Volumen 1, febrero 2005. Pág 28. BBC Mundo. Métodos para aliviar los incómodos síntomas del colon irritable. Artículo publicado en el portal de noticias Heverardo Herrera.com. 1° de junio del 2016. Campo Ezquibela, Arantza Dra. Saber más sobre los trastornos del sueño. Artículo publicado en el portal de la Clínica de la Universidad de Navarra, España. Colon irritable: causas y efectos. Artículo publicado en el diario Popular, Argentina. Edición del 8 de septiembre del 2013. Duarte Tencio, Tatiana Dra. Síndrome de Digestivo Irritable. Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica. Vol. LXVII 2009. ¿Desesperado por el Síndrome de Intestino Irritable? Artículo publicado en el diario El Financiero, San José, Costa Rica. 14 de febrero del 2016. Lacy B, Mearin F, Spiller R y colaboradores Gastroenterology 150(6):1393-1407. Trastornos funcionales intestinales. Artículo publicado en el portal de la Clínica de la Universidad de Navarra, España. Matarrita Mora, Mónica.
Consejos nutricionales para personas con colon irritable. Artículo publicado en Diario Extra, San José, Costa Rica. 25 de julio del 2017. Mayo Clinic. Síndrome del Intestino Irritable, Minnesota,
Estados Unidos. Moleski, Stephanie. Síndrome del Intestino Irritable (colon irritable). Manual
Merck y MSD en Español. Ramírez, Stephanie; Villanueva, Alejandro. Síndrome de Intestino
Irritable. Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica. Vol. LXX, 2013. Sebastián Domingo, Juan J.
Los nuevos criterios de Roma (IV) de los trastornos funcionales digestivos en la práctica clínica.
Artículo publicado en la revista Medicina Clínica, Zaragoza, España; enero del 2017.

Contáctenos